martes, 14 de noviembre de 2017

Reseña: Mil veces hasta siempre

Título: Mil veces hasta siempre

Título original: Turtles All The Way Down

Autor: John Green

Editorial: Nube de Tinta

Fecha de publicación: 03/11/2017

Saga: -

Páginas: 304

Precio: 16,95 €

Sinopsis:

Aza nunca tuvo intención de investigar el misterio del multimillonario fugitivo Russell Pickett. Pero hay una recompensa de cien mil dólares en juego y su mejor y más intrépida amiga, Daisy, no está dispuesta a dejarla escapar. Así, juntas, recorrerán la corta distancia y las enormes diferencias que les separan del hijo de Russell Pickett, Davis.

Aza lo está intentando. Trata de ser una buena hija, una buena amiga, una buena estudiante y, tal vez, incluso una buena detective, mientras vive en la espiral cada vez más estrecha de sus propios pensamientos.

Opinión personal:

No sabéis el tiempo que llevo esperando a que este autor nos sorprenda con nuevas historias. Para los que aún no los sepáis, Bajo la misma estrella es uno de mis libros favoritos y Buscando a Alaska y Will Grayson, Will Grayson también son dos títulos de los que disfruté mucho. Por ello, echaba de menos el estilo del autor, los valores de sus obras, sus personajes y, sobre todo, sus famosas metáforas, que creo que son su sello de distinción. La portada, pese a que puede parecer muy sencilla y no vemos la relación que guarda con el contenido del libro, tras leerlo, os puedo asegurar que es muy acorde al mismo.

Aza nunca ha estado interesada en investigar la desaparición del multimillonario Russell Pickett. Sin embargo, decidirá lanzarse a la aventura tras la constante insistencia de su mejor amiga, Daisy, que no para de recordarle la gran cantidad de dinero que podrían ganar con la recompensa de cien mil dólares que las autoridades darán a quien dé con su paradero. Daisy y Aza entablarán una gran amistad con el hijo del fugitivo, Davis, pero los pensamientos de Aza serán un gran bucle y no tendrá más remedio que dejarse guiar por la espiral de su mente. 

"Davis y yo no hablábamos mucho, ni siquiera nos mirábamos mucho, pero no importaba, porque contemplábamos juntos el mismo cielo, y quizá eso es mucho más íntimo que el contacto visual. Cualquiera puede mirarte. Pero muy pocas veces encuentras a alguien que ve el mismo mundo que estás viendo tú".

La protagonista de este libro, Aza, es un personaje muy complejo y al que nos costará un poco entender. En este punto, tengo que recordar que en muchos momentos he visto cierto parecido entre ella y Alaska, protagonista de Buscando a Alaska. Hay que destacar el gran trabajo del autor, porque crea un personaje complejo, como mencionaba, pero al que también vamos conociendo poco a poco, hasta el punto de que, en algunas ocasiones, estamos tan dentro de la mente de la protagonista que puede resultar agobiante, porque estamos sintiendo prácticamente lo mismo que ella.
Davis es un personaje también muy suyo, con mucho mundo interior, pero al que se le coge un gran cariño, sobre todo por el respeto que tiene hacia los demás, lo que se preocupa por ellos y por ser empático, respetando en todo momento los ritmos de Aza. 
Por último, el toque alocado y divertido lo pone Daisy, un personaje extravagante y disparatado, que regala grandes momentos, pese a no ostentar tanto protagonismo como tienen Aza y Davis. 

"Sekou Sundiata dijo en un poema que la parte más importante del cuerpo no es el corazón, ni los pulmones, ni el cerebro. La parte más grande e importante del cuerpo es la que duele".

Empezaré diciendo lo único que no me ha convencido del todo del libro, y así acabamos antes: el inicio. El comienzo del libro me ha parecido algo lento y creo que pasaban ciertas cosas que no interesaban demasiado al lector. Exceptuando eso, he disfrutado mucho de este libro, y es que la historia de amor entre Davis y Aza me ha parecido diferente a lo que solemos encontrarnos en literatura juvenil, sobre todo porque se ve claramente cómo el que una persona tenga problemas de salud mental incide en sus relaciones. 
Estaba disfrutando tanto de la historia que me importaba muy poco si los personajes acabarían juntos, si su historia de amor tenía un futuro o no, porque en toda la novela se ensalza la importancia de vivir el momento y disfrutar el presente. A ello hay que añadir que se diera una cosa o la otra, estaba seguro de que John Green nos explicaría a la perfección, con su preciosa y poética prosa, por qué lo suyo prosperaría o no. Me ha gustado tanto el final y el estilo del autor que, siendo consciente de que probablemente el libro merecería un 4 o un 4,5, mi obligación es darle la máxima puntuación. 

En suma, Mil veces hasta siempre nos presenta una historia de amor diferente y con desarrollo, donde vemos la importancia de los primeros amores y entendemos a la perfección la enfermedad de la protagonista, todo ello recubierto por la inolvidable prosa del autor. Cuánto te he echado de menos, John Green.

5/5

5 comentarios:

  1. Veo este libro por todas partes y comienza a intrigarme jeje veo que te ha encantado así que eso es un punto a tener en cuenta.

    besos =)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Pues mira que ahora es otra vez el boom con este autor y que todo el mundo está deseando de leerlo... menos yo, jé. Es que a mí este hombre no me gusta lo que escribe, tengo que ser la única pero en fin. Me alegro que te haya gustado el libro, ¡besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me muero de ganas por leer este libro porque John Green es un autor que me encanta y la sinopsis de esta nueva historia suya me llama demasiado la atención

    Un besote, nos leemos

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Hace unos años dije que no volvería a leer libros de Green y creo que por ahora mantengo en pie mi palabra. No me llama ni un poquito este libro.
    Gracias por la reseña.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! ^^
    Tengo una relación complicada con este autor, porque el único libro suyo que me ha encantado es "Bajo la misma estrella". El resto me han decepcionado un poco, pero seguro que acabo leyendo este también. Además veo que le has puesto muy buena nota.

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Estaré encantado de leer tu opinión!